La Ley de residuos y suelos contaminados de las Illes Balears ya lleva unos días en vigor. A partir de ahora cada vez será más complicado ver productos desechables como pajitas, bolsas y bandejas de empaquetado.
El director general de Educación Ambiental, Calidad Ambiental y Residuos del Govern, Sebastià Sansó asegura que esta ley «es básica para que las islas sobrevivan y no lleguen al colapso ambiental». Así que considera fundamental «poner el acento en la prevención».


Para Sansó todos deberíamos tener en mente que «si no se puede prevenir o reutilizar, el siguiente paso es reciclar y evitar, dentro de lo posible, ir al vertedero».
Para conseguirlo está previsto impulsar la creación de puntos limpios donde depositar todo tipo de residuos que luego puedan tener una segunda vida.
Sansó apunta que uno de los objetivos de la ley es «disminuir la cultura de usar y tirar». Para ello, la norma contempla sanciones entre 300 y 2.000.000 euros.
Esta tarde Miquel Antoni Colom, jefe del servicio de residuos y suelos contaminados detallará en el Club Diario de Ibiza los puntos principales de esta Ley.