Gabriel Suñer: «El error es la clave en el aprendizaje y no la manifestación del fracaso»

0

Gabriel Suñer, diplomado en Ciencias Empresariales y Máster en Gestión de Empresas Financieras, es un profesional del Área de Banca Privada de BMN-Sa Nostra. Experto en inversiones y finanzas personales, es un gran conocedor de los mercados de capitales. Ha impartido varias conferencias en la Universitat de les Illes Balears, siempre relacionadas con el Club de Inversión de BMN-Sa Nostra & UIB, el más antiguo de España.

¿Los objetivos del Club de Inversión tienen alguna relación con los millennials?
Directamente quizás no, pero para un emprendedor puede ser fundamental conocer los aspectos operativos del funcionamiento de los mercados organizados de acciones y los mercados de derivados sobre renta variable. Por otra parte, la participación en acciones formativas, como conferencias y seminarios que se organizan paralelos al club, potencian la comprensión y el conocimiento de la realidad de los mercados financieros.

¿El objetivo es que los concursantes puedan iniciarse en la operativa de los mercados financieros y de carteras de valores?
Y seguir la evolución de la información económica y financiera, así como descubrir otras salidas profesionales ligadas a sus estudios. Todo ello mientras participan en un proyecto de equipo, y conocen la operativa de las plazas bursátiles y las salas de tesorería de algunas entidades que operan en los mercados financieros.

El trabajo en equipo ¿es un valor fundamental en las profesiones de futuro?
Nosotros damos mucha importancia al aprendizaje por la experiencia, ya que enlaza con la idea del saber hacer, establecido en las competencias de los títulos de grado. Por ello se fomenta el trabajo en equipo y la toma de decisiones, dos valores de alta importancia en la formación de los profesionales de las finanzas.

¿Se trata de aprender innovando?
Nuestra propuesta de Club de Inversión tras 28 años aún resulta innovadora, porque consiste en ofrecer un aprendizaje activo, que aprovecha la curiosidad natural de los estudiantes, que los lleva a pensar por sí mismos y a preguntarse cuáles son las cuestiones importantes y, después, a encontrar la respuesta. Una metodología donde el error es una pieza clave del proceso de aprendizaje y no la manifestación del fracaso.

¿Quién es millennial?
Diría que una persona joven, creativa y emprendedora. Cada día los creadores de nuevas empresas son más jóvenes. La nueva generación de emprendedores menores de 35 años pone en marcha 7,7 empresas, frente a las 3,5 empresas que ha desarrollado la generación de los baby boomers, los nacidos entre 1946 y 1965. Son jóvenes que crean su empresa a los 30 años, siguiendo la tradición de emprendimiento de la familia, en la mayoría de los casos.

¿Es fácil o difícil liderar generaciones tan distantes como los millennials y los que han nacido en los cincuenta o en los sesenta?
Más que la facilidad o complejidad, el liderazgo también viene condicionado por la experiencia previa del emprendedor, por sus habilidades interpersonales, por el acceso al capital y por su capacidad de trabajo. En general, son las mismas claves para el éxito de cualquier organización. El 75% de los emprendedores millennials esperan que los beneficios de sus negocios aumenten en el próximo año y estiman un margen de beneficio bruto cercano al 35%.

¿Están los jóvenes dispuestos a trabajar en cualquier parte del mundo?
Hoy impera la globalización y para definirla me gusta utilizar una sentencia del filósofo alemán Goethe que decía:
«A los hijos hay que darles raíces y alas». Raíces, para amar la tierra donde han nacido, para amar a la gente que conocen, para amar las maneras de vivir y las formas culturales. Y alas para volar lejos, para aprender en la inmensidad del conocimiento. El aprendizaje, consustancial con la emprendeduría, es el más grande de los placeres humanos y el único que no se acaba nunca.

¿En cualquier puesto?
El lugar importa relativamente. El teletrabajo acota nuevas distancias. El millennial se esfuerza en compartir, explicar, comunicar, ilustrar, sensibilizar y argumentar. Además del negocio, nos enseña que en el trabajo auténticamente creativo hay una visión de belleza y de verdad que se convierte en el objetivo de la vida.

¿Cómo ha cambiado la manera de seleccionar?
Hay sectores que marcan la evolución, tales como la biotecnología, la captación de talento, el deporte, la automoción, los viajes, la música o la moda, entre otros. Por ejemplo, en la última edición del Menorca Millennials participaron siete startups españolas, así como otras 13 procedentes de otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Israel, Rusia, India, Sri Lanka, Irlanda, Países Bajos, Finlandia y Alemania.

¿Qué se valora más antes de contratar a un millennial?
Los atributos que se valoran mayoritariamente se basan en el uso de tecnologías innovadoras como la realidad aumentada, la inteligencia artificial, el machine learning o los algoritmos biométricos. También el conocimiento genérico que se desarrolla en los big data. Pero el objetivo suele ser conocer en profundidad al equipo que está detrás de cada compañía o proyecto, evaluar sus habilidades y capacidades y desarrollar una due diligence humana para acelerar las inversiones.

¿Se puede ser emprendedor en una entidad bancaria?
¡Y tanto! En BMN hemos avanzado en un ámbito profesional muy concreto: la gestión del talento. Los más de 4.000 profesionales que conformamos su plantilla trabajamos con el objetivo de favorecer el compromiso con los valores corporativos de profesionalidad, honestidad y proximidad al cliente. Fue de gran relevancia la aprobación por el Consejo de Administración del Plan de Igualdad de BMN, con el convencimiento de que el progreso en materia de igualdad comporta una mejor gestión de los recursos humanos.

¿Cómo será la banca dentro de 10 años?
Será diferente por la aplicación de la tecnología. La digitalización es imparable. Por ello, valoramos la reorganización emprendida por BMN con el objetivo de potenciar el desarrollo de nuevas líneas de negocio, que pone el acento en la innovación y en la búsqueda de productos y soluciones financieras novedosas, acordes con los cambios socioeconómicos que se suceden en la actualidad. Con este propósito, la entidad ha iniciado una transformación de su red de sucursales que persigue una mayor cercanía al cliente. Esta transformación se materializa en la creación de oficinas especializadas y diferenciadas en función de los principales segmentos de clientes de la entidad: Pymes, comercios y particulares. Un nuevo concepto de sucursal en la que la calidad relacional con la clientela

Artículo original publicado aquí

Óscar Cabo: “Las empresas piden a los jóvenes actitud, motivación y flexibilidad” | más.DI

0

Óscar Cabo León es el responsable del desarrollo y la implementación de la estrategia de atracción y evaluación del talento tanto para Palladium Hotel Group como para el Grupo de Empresas Matutes. En su formación destacan una Licenciatura en Psicología y un Máster en Recursos Humanos. Su experiencia internacional y en consultoría le aportan una visión global y estratégica del negocio y una gran facilidad para adaptarse y entender las necesidades de los clientes y de los candidatos.

¿Quién es para usted un millennial?
Es aquella generación que nació entre los años 80 y los 2000. Se trata de jóvenes autosuficientes y críticos, que valoran mucho la conciliación de su vida personal con la laboral. Para ellos el trabajo es un medio y no un fin.

La conciliación es algo complicado en el sector de la hostelería. ¿Cómo se gestiona?
Tenemos la responsabilidad de adaptarnos al cambio cultural para permitir conciliar mejor. Somos conscientes de que hay aspectos de nuestro trabajo que no se pueden cambiar, como el horario. En cambio podemos trabajar para que los millennial se sientan cómodos, valorados y que sepan que se tienen en cuenta sus necesidades con el fin de atraerlos y fidelizarlos.

Una de las características de esta generación es que muchos son emprendedores, ¿por vocación o por obligación?
Se han encontrado con unas circunstancias económicas que ha llevado a estos jóvenes a buscar alternativas porque el mercado laboral no les da la oportunidad de incorporarse en una empresa. Otros buscan opciones en el extranjero. Son los nuevos emigrantes.

¿Se puede ser emprendedor en una gran empresa?
Creo que todas las empresas deben escuchar a sus trabajadores y darles un cierto margen de maniobra. Es importante ver la empresa como algo tuyo, en la que puedes innovar, que valora tus opiniones, y puedes poner tu parte en el negocio. En Palladium sabemos escuchar a nuestros colaboradores.

¿Qué destacaría de esta generación a la hora de enfrentarse a la vida laboral?
No toman el trabajo para toda la vida como otras generaciones, saben que es algo temporal, eventual. A pesar de ello, ofrecemos medidas de conciliación familiar y ‘salario emocional’ —beneficios no monetarios— a nuestros colaboradores para promover la retención y fidelización del talento.

Como experto en recursos humanos, ¿qué características debe tener un futuro trabajador de cualquier empresa?
Más allá de los aspectos técnicos, se valora muchísimo la actitud, la motivación y la flexibilidad para adaptarse a la compañía.

Y en Palladium Hotel Group, ¿qué requisitos valoran?
Consideramos que es bueno tener flexibilidad, capacidad de adaptación y la voluntad de desarrollar una carrera profesional allí donde está el negocio. Y hoy, el negocio no es local, es global. Tenemos propiedades en América y Europa.

¿Quién no haya ido a la universidad está perdido?
Valoramos los estudios y los idiomas, pero también intentamos invertir para que los colaboradores estudien, finalicen sus carreras o hagan aquellos cursos que consideren interesantes. De todas formas, la mayoría de los millennials están muy bien formados.

¿Qué le diría a alguien que está acabando la carrera?
Que conociera el mercado laboral antes de incorporarse a una compañía, por ejemplo a través de programas de becas o de prácticas. Que sea proactivo y que tengan mentalidad abierta para empaparse de lo que existe en el mercado allí donde esté la oportunidad. Es importante no llevar unas ideas rígidas sobre lo que se quiere ser de inmediato.

¿Qué ofrece Palladium Hotel Group a un joven?
Aportamos una perspectiva realista. Queremos que conozca perfectamente lo que va a encontrar y lo que se espera de él o de ella. Promovemos el talento joven, por ello estamos generando muchas oportunidades para quienes pertenecen a esta generación. Y puedo decir que estamos encontrando muy buena respuesta en Europa y América.

¿Qué tipo de estudios se requieren?
Los estudios son muy diversos en función de dónde quiera trabajar cada uno. Contamos con 12.000 colaboradores a nivel mundial, con lo que la variedad de puestos de trabajo es enorme. Atendemos a las necesidades del perfil pero no nos encorsetamos en los estudios, salvo puestos que requieran una formación muy concreta. Somos flexibles a la hora de valorar un candidato. También apostamos por fidelizar a nuestro talento a través de programas de desarrollo individual y colectivo en formato presencial o e-learning.

¿Reciben muchas candidaturas de futuros empleados?
Las medidas implantadas en los últimos años hacen sea reconocida como una buena empresa para trabajar a nivel global. Más de 30.000 personas nos envían su currículum cada año de manera espontánea. También crece el número de seguidores que tenemos en las redes sociales especializadas en captación de talento.

¿Cómo se aplica la responsabilidad social corporativa en su grupo?
Se trata de una empresa socialmente responsable y apoyamos el talento en riesgo de exclusión. Somos patronos y facilitadores de empleo de este colectivo a través de la Fundación Integra y colaboramos con varias entidades más. También estamos muy concienciados con el medio ambiente.

En una compañía tan grande, ¿cómo conviven tantas generaciones?
La clave está en escuchar a todas las personas, atendiendo las individualidades de cada generación. Hay gente que lleva más de 20 años con nosotros, que valora por encima de todo el trabajo, el esfuerzo, el compromiso con la empresa y la fidelidad máxima. Los millennials están también comprometidos con la empresa pero valoran otras cosas.

Se trata de una misión complicada, ¿no?
Las posibles diferencias se resuelven fácilmente hablando con cada persona que forma el equipo y haciendo que todos trabajen bien conjuntamente. Los millennials son nativos digitales y pueden, por poner un ejemplo, suplir otras carencias que tienen los colaboradores con más experiencia.


¿Los millennials van a ser los nuevos líderes?
No tengo ninguna duda. Más del 70% de los puestos directivos en 2025 estarán ocupados por millennials. En Palladium nos sentimos orgullosos de tener millennials en el equipo directivo ocupando posiciones de responsabilidad.

Artículo original publicado aquí

«La generación ‘millennial’ sacará a España de la crisis»

0
Rosa María Sainz Peña, gerente de proyectos editoriales de la Fundación Telefónica.

Rosa María Sainz Peña, gerente de Proyectos Editoriales de la Fundación Telefónica, abrió ayer la charla ‘Millennials. La generación emprendedora’, un evento organizado por Telefónica con el patrocinio de BMN-Sa Nostra y la colaboración de Diario de Ibiza.

Monzoncillo, durante su intervención. Sergio G. Cañizares

El auditorio, compuesto mayoritariamente por público perteneciente a la generación del debate, es decir, nacidos entre 1980 y 1999, siguió con gran interés la intervención de José María Álvarez Monzoncillo, catedrático de Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, invitado a la charla por la Fundación Telefónica y coordinador del informe sobre los Millennials. Dio algunas claves del éxito de una generación «que sacará a España de la crisis y que hay que apoyarlos por ello», subrayó.

Su visión sobre los millennials, después de hacer numerosas encuestas para su informe, es más optimista de lo que podría parecer: «Es un grupo preparado para el cambio y el futuro depende de los millennials», sentenció.

«Tienen una visión global del mundo, motivación para sus proyectos, ‘networking’
y un nivel alto de educación»

Monzoncillo también lanzó el decálogo de la supervivencia del emprendedor millennial: «1-Las ideas por buenas que sean no te harán rico, 2-Tus mejores ideas están muy cerca de ti, 3-Las grandes ideas son simples, 4-Compartir las ideas las hace mejores ideas, 5-Fallar es normal, 6-Las ideas tienen su momento justo 7-No hay que ser el primero, hay que ser el mejor, 8-La clave es ser diferente, 9-Las personas hacen grandes ideas y 10-Emprender es una actitud y, como tal, no acaba nunca».

Entre las fortalezas de los millennialls y que los refuerzan frente a generaciones anteriores, el experto destacó que tienen «una visión global del mundo, motivación para sus proyectos, acceso a recursos, networking, nivel alto educación (con másters y doctorados), mentoring (apoyo para potenciar sus talentos) y apoyo familiar».

El público, la mayor parte muy joven, llenó el auditorio.

Aunque, casi más importante que la formación, «que lo es», para Álvarez Monzoncillo es crucial que esta generación, que maduró con Internet y las herramientas digitales, tenga criterio: «El usuario de Internet tiene que tener competencias para discernir entre la verdad y la mentira en la red, entre lo bueno y lo malo», alertó.

También destacó como clave el fin de la separación entre el ocio y el trabajo, algo que no solo le sucede a los millenials: «Consultamos correos y Whatsapps de trabajo en nuestro tiempo de ocio, y, en el tiempo de trabajo, entramos en redes sociales. Todo se ha mezclado», dijo.

Millenials, la generacion Arantxa Doncel, directora de Ventas de Empresas de Alicante y Balears de Telefónica.

Por su parte Oscar Cabo, director corporativo de Selección y Evaluación de Palladium Hotel Group subrayó que hoy más que nunca debe haber un «enamoramiento» entre empresa y candidato a la hora de reclutar. Más allá del currículum, el reclutador tiene que encontrarse con un candidato (millennial o no) «motivado, sonriente y activo». Pero también admitió que las empresas se tienen que adaptar al nuevo contexto de esta nueva generación.

Desde el público una chica lanzó una sentencia al respecto que fue acogida con aplausos: «Nadie puede plasmar lo que es o de lo que es capaz en un papel [en referencia a la frialdad del CV]» y lamentó que las empresas «están siendo lentas a la hora de adaptarse a la realidad de los millennials» y que el sector educativo «sigue siendo arcaico».

«El ‘millennial’ es un cliente conservador porque ha vivido diez años de crisis financiera»

La charla contó también con la intervención de Gabriel Suñer Soler, del área de Finanzas Personales de BMN Sa Nostra, que apuntó un dato muy sorprendete: «El millennial es un cliente muy conservador porque ha vivido diez años de crisis financiera» y también apuntó que los bancos «tienen que hacer ahora un esfuerzo doble» para llegar a ellos «porque es un cliente que no entra en una entidad financiera».

De izquierda a derecha, Lluís Ballber, Arantxa Doncel, Rosa María Sainz, Joan Serra y José María A. Monzoncillo. Sergio G. Cañizares

El debate contó con la presentación de Jimena L. Ansótegui, directora comercial de Diario de Ibiza, y en la charla también intervino Arantxa Doncel, directora de Ventas de Empresas de Alicante y Balears de Telefónica, que invitó a los presentes a visitar la plataforma Open Future (openfuture.org) e informarse de las becas y ayudas al emprendimiento, ya que todavía no han recibido ningún proyecto desde Ibiza.

Artículo original publicado aquí

«La innovación en las empresas debe ser intergeneracional» Monzonzillo

0

El profesor José María Álvarez Monzoncillo pasa todo el día rodeado de gente joven, utiliza permanentemente la tecnología y viaja a menudo por todo el mundo. Todo esto le permite tener una mente abierta que le ayuda a comprender el proceso de cambio en el que se encuentra la sociedad actual. Álvarez Monzoncillo es el autor del libro ‘Millennials. La generación emprendedora’, editado por Fundación Telefónica, en el que realiza un viaje por los diferentes aspectos que caracterizan a estos «jóvenes adultos».

¿Cómo define a la generación millennial?
Técnicamente es la gente que nació entre 1980 y 1999. Es una generación que se formó con la tecnología,con un continuo acceso a ella. Se llaman millennials porque cambiaron de milenio y entramos en otra generación. Son chavales que desde los nueve, doce o quince años tuvieron acceso a las tecnologías y a los ordenadores. Tienen habilidades distintas a las de la generación anterior, que son los baby boomers, y de la posterior, que nacieron entre el año 2000 y la actualidad, que son la generación Z.

¿Cómo ha cambiado la forma de vivir, de entender las cosas, de estos nativos digitales respecto a la generación previa?
Se comunican de forma distinta, trabajan de forma distinta, comparten de forma distinta y, a partir de ahí, tienen percepciones distintas de las cosas. Por ejemplo, donde más se puede notar es en la percepción de la propiedad intelectual: libros, música o películas.

¿Parece que todo es de todos?
Sí, ese concepto de que no hay propiedad en la red. Es como que tus padres y tu sociedad tienen unas jerarquías, pero cuando entras en internet eres libres, navegas por donde quieres, lo compartes todo con tus amigos, estás siempre conectado… Es un mundo de utopía libertaria dentro de la red en el que se ha educado toda esta generación.

El reto debería ser intentar eliminar esa utopía de libertad.
Sí, tanto con ellos como con generaciones posteriores o incluso anteriores. Hay que educar en el uso de internet, saber los recursos que tienes. La red está creando también las brechas digitales: hay gente que la utiliza para bien; otra la utiliza para mal.

«existe un mundo de utopía libertaria dentro de internet»

¿Cuáles son los usos más habituales?
Algunos la emplean para ser más competitivos, para estar más formados, tener mejor acceso de información… Y otros la usan para cosas que les perjudican: ver películas que no debe ver, estar jugando todos los días, acceder a información que no debe leer, dedicarse a insultar y a compartir cosas que no debe… Así que unos dedican su tiempo a realizar cursos, a estar más formados, a aprender idiomas o a acceder a libros mientras otros lo desperdician.

¿Dónde quedaron los ‘ni-ni’, ese concepto negativo del que tanto se hablaba hace unos años?
Dentro de los millennials hay ‘ni-ni’, y gente muy bien formada. Un millennial puede no haber estudiado ni trabajado, quedándose muy al margen de la sociedad, mientras otro puede estar muy formado, hablar varios idiomas y haber acabado varias carreras, teniendo ahora un trabajo estupendo en cualquier lugar del mundo. Es un grupo muy heterogéneo. Y todavía la etiqueta que más determina no es si eres millennial o no, sino si eres hombre o mujer, rico o pobre, culto o inculto… Como ha sido hasta ahora. El millennial va dirigido a las diferencias que existen entre generaciones. Todo hay que ponerlo en un contexto internacional: no es lo mismo ser millennial en San Francisco que en Minnessotta.

Un grupo heterogéneo en relación a otras generaciones que también eran heterogéneas, claro.
Claro, pero salvando las diferencias. Porque un millennial de Shangai se puede parecer algo a un millennial de Londres o de España, pero hay diferencias culturales que marcan más. El debate yo lo planteo más bien al revés:si estamos a las puertas de la tercera o cuarta revolución industrial, donde hay mucho debate… Si estamos en este proceso de cambio, son los millennials los que tienen que afrontar ese reto. Lo que hay que plantear es si ellos están preparados para pilotar este cambio. Es lo mismo que preguntar si España va a perder el tren del desarrollo o lo seguirá… Estamos en esas.

«En España existe una élite que sabe inglés y tiene experiencia internacional»

¿Y por dónde van los tiros?
Vemos que hay componentes que hacen que esta generación sea emprendedora. Por mucho que se diga que son pasivos, que están muy desanimados, que echan la culpa a otras generaciones de la situación económica que han heredado, yo creo que al final se van a mover, y se están moviendo. Van a tener que innovar a la fuerza, y tienen herramientas y capacidades. Todos no, claro, pero eso también pasaba en otras generaciones. Habrá gente que monte empresas y otra que no. El problema es que a veces hablamos de los millennial como si fuera un grupo homogéneo.

El autor del libro ‘Millennial. La generación emprendedora’ ayer en el Club Diario de Ibiza.

¿Y qué dice del potencial del grupo, en general?
El potencial de grupo es importante en España: hay muchas segmentaciones sociales, pero también un grupo de élite que habla inglés, que tiene experiencia internacional, que está bien formado y es capaz de asumir esos retos en el concepto mundial.

Este perfil millennial tiene una madurez más tardía.
Sí, de eso también tenemos mucha culpa las familias. Como la educación se alarga y abandonar el nido familiar también, la juventud se va prolongando. Pero eso es algo muy típico de la sociedad latina. En los países nórdicos la educación se enfoca a que a los 18 años te vayas de casa y te busques la vida, mientras que aquí es un proceso de aprendizaje bastante lento.

Se dice que el millennial lo quiere todo y lo quiere ya. ¿Esta idea es necesariamente negativa, o puede ser fuente de motivación?
‘Lo quiero ya, en este momento y gratis’ genera mucha frustación. Pero, por otro lado, está el ‘ya, en este momento’ y me marco este objetivo.

Los jóvenes viven de otro modo, se comunican de forma diferente, ¿cuáles son sus fórmulas para entrar en el mercado laboral?
Hablando de la comunidad universitaria, que es casi el 65%, saben que las expectativas de trabajo que se crearon son muy complejas de cumplir. Los que estudiaron saben que no van a dedicarse a eso para lo que se prepararon, por lo que tienen una actitud bastante flexible a la hora de acceder a un puesto de trabajo. También saben que el trabajo para toda la vida se ha acabado, que estarán picoteando por varias empresas a lo largo de su vida laboral.

«los jóvenes tienen una actitud más flexible para acceder a un trabajo»

¿Cómo se está produciendo la introducción de los millennials en las empresas?
Hay muchas empresas dirigidas por generaciones más conservadoras, que están teniendo problemas para digitalizar sus negocios. Pero no solo a los jefes, también les pasa a los trabajadores. Nos resistimos a que digitalicen nuestra vida. El proceso de digitalización está presente, de uno u otro modo, en todas las empresas. Empezando por la Universidad. Hay gente que habla incluso de su desaparición, la Universidad está cada vez más cuestionada. El debate de las empresas es, o bien cambiar y adaptarse a este nuevo entorno metiendo a los trabajadores millennials, más jóvenes y con otro tipo de capacidades, en los puestos directivos para afrontar los retos de la digitalización, en positivo o, al revés, la visión de que estos millennials que viven en este mundo feliz tienen que adaptarse a la empresa jerárquica en la que hay jefes, horarios y un control. Ellos dicen: yo trabajo en casa, lo hago cuando me da la gana, estoy siempre en contacto y soluciono los problemas; otros dicen que vengas a la oficina, trabajes ocho horas y hagas lo que te dicen. Ahí está ese debate.

En España, en general, ¿qué está pasando?
En general nos está costando adaptarnos a este mundo de digitalización. Tenemos sectores como el turístico, el primario y el agroalimentario o del automóvil que van muy bien, pero en otros muchos estamos estancados. En España digamos que no somos un país puntero en la globalización y en la adaptación de los procesos productivos, pero tampoco estamos en la cola.

Tan peligroso puede resultar apostarlo todo a la mentalidad millennial, donde te lanzas a la piscina sin pensar en las consecuencias, como a la más conservadora, que también te puede llevar al fracaso.
Sí, la innovación debe ser intergeneracional. El empuje de alguien nuevo, que ve las cosas de otra forma, que cuando piensa en un negocio tiene un punto de vista más internacional porque ha conocido gente extranjera y contactos en otros países… Esto ayuda, pero también está la experiencia, fundamental para crear tejido empresarial.

«En España nos está costando adaptarnos a la digitalización»

¿Cómo se espera que sea la edad adulta de esta generación millennial?
Yo soy optimista. Muchos de estos jóvenes van a aprovechar la tecnología digital para innovar y pilotar ese cambio que casi todos los países necesitan y que la nueva economía exige. Está previsto que desaparezca más del 40% de las profesiones que existen en la actualidad por el avance tecnológico, y aparecerán nuevas profesiones. Esas son las que tienen que acoger las personas de esta generación. Instituciones como la universidad deben ir más rápido, tenemos que ponernos las pilas en este sentido. Incluso las familias, que quieren que sus hijos estudien Derecho, Farmacia, Economía… y todo esto es muy distinto.

¿Cuáles son los sectores que más interesan?
Electrónica, tecnologías de la información, sistemas de información, ingeniería… Y un componente muy fuerte de empatía social: don de gentes, hablar en público, saber relacionarse… Necesitamos gente que tenga capacidad de mando, empatía social, liderazgo… No es tan fácil.

¿Cómo se están adaptando los estudios universitarios a la nueva realidad?
Pues, por ejemplo, en la Universidad Rey Juan Carlos hemos creado un grado de gestión de empresas digitales. Queremos enseñar habilidades para estas nuevas empresas, que no son negocios que piensan en el entorno más próximo sino en competir a nivel global. Yo soy optimista, en clase les digo que, o son ellos quienes pagan las pensiones y afrontan el reto de sacar a España de esta crisis, o no hay nada que hacer. Nosotros podemos ayudar pero somos una generación de salida. Ellos tienen herramientas que otras generaciones no tuvimos; si saben aprovecharlas, harán un país mejor y ellos serán más competitivos. Muchos de los millennials serán capaces de hacerlo. Estoy convencido.

Artículo original publicado aquí

Emilio Ontiveros: «Una ciudad está condenada si se desdeña o aplaza la digitalización» | más.DI

0

Le aviso: viene a hablar de smart cities a una de las ciudades más tontas del orbe, donde sólo desde hace unos días se han comenzado a controlar por gps los autobuses (los pocos y con malas y escasas conexiones que hay), no hay wifi pública ni alquiler de bicis… Un páramo. Y hasta hace un año no se podía consultar la web del archivo digital porque no se pagaba la cuota. Ante estas carencias, ¿por dónde empezaría usted?
La clave para que una ciudad sea inteligente es que haya una complicidad activa, una cohesión, entre las tecnologías de la información, las instituciones y los ciudadanos. La primera providencia, lógicamente, es que las instituciones, el gobierno de la ciudad, sean conscientes de que la conversión de una urbe en inteligente no es una opción, sino un requisito para que ese lugar sea más habitable. El concepto de habitabilidad y el de digitalización van parejos. Y a su vez va pareja la otra dimensión clave en cualquier ciudad inteligente: la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente, el cuidado de las condiciones en las que los ciudadanos interactúan con sus propias administraciones. El papel básico de una Administración no es solo posibilitar la dotación de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para los ciudadanos, sino predicar con el ejemplo y que haya una interlocución ciudadana con las instituciones basada en medios digitales y, al mismo tiempo, que en el gobierno haya un control, por esos sistemas, de lo que es la actividad de la ciudad, como el sistema de transportes, de alquileres…

El catedrático de Economía, durante su intervención. SERGIO G. CAÑIZARES

Y hacerlo ya.
Desdeñar o aplazar esta prioridad, que es insertar la ciudad en la dinámica de la digitalización, es condenarla. La experiencia nos dice que la digitalización no es un lujo, no es un complemento, no es un atributo adicional, sino que puede ser el fundamento desde el cual se reorganice la ciudad.

Afirma en el libro ‘Las ciudades del futuro: inteligentes, digitales y sostenibles’, que ha escrito junto a Diego Vizcaíno y Verónica López Sabater, que es preciso, en un contexto vertiginoso de innovación TIC, definir nuevos marcos y reglas de participación ciudadana. También comenta que el ciudadano habrá de ser protagonista de todas las iniciativas, debe participar en dicho proceso de toma de decisiones de forma activa. ¿Pero eso es eficaz? Suena a asamblearismo.
Es eficaz siempre y cuando no se convierta en un asamblearismo absoluto. Pero es muy difícil avanzar en ese concepto de ciudad digitalizada si no hay una interacción con el ciudadano. La participación no tiene que ser la toma de decisiones por el ciudadano. Interacciona con su ciudad. Eso significa desde la posibilidad de consultar a través de dispositivos digitales todas las actividades de donde vive, hasta la comunicación a las autoridades de informaciones relevantes para mejorar la habitabilidad. No significa que se ceda la capacidad de decisión en todos los aspectos relevantes del gobierno, ni mucho menos.

«la conversión no es una opción: es un requisito para ser una ciudad más habitable»

En Dubai, el objetivo de ser smart city es «la felicidad de visitantes y residentes». Esperemos no acabar como las ciudades de Blade Runner, Elysium o Sion. ¿Se puede ser feliz con ese modelo o se corre el peligro de acabar en una distopía?
La aspiración tiene que ser el aumento del bienestar o de habitabilidad, que son conceptos más cercanos que el de felicidad. Las pretensiones no solo tienen que ir dirigidas a los ciudadanos, a los habitantes habituales, sino también a los visitantes. El concepto de ciudad sostenible para lugares con tanta influencia turística como Ibiza, podría incluso facilitar una diferenciación positiva de los turistas. Uno de los retos que en general existe en la industria turística de España es mejorar la calidad de los visitantes, entendiendo por calidad no solo que tengan un gasto medio superior sino también que sus atributos culturales y creativos permitan apreciar mucho mejor la oferta de este país, que no se limita al binomio sol y playa económico, ni a disponer de alcohol barato. Un turismo que valore otros esquemas de convivencia. Cuanto mejor sea la ciudad, más habitable, sostenible e inteligente, tendrá mayor capacidad de atracción de visitantes cualificados, que son los más rentables.

Le comentaba lo de la distopía porque hace unas semanas, en un pleno, un edil de la oposición, que es un friki de las nuevas tecnologías, propuso llenar el municipio de cámaras de vigilancia para mejorar la seguridad. Ese tipo de smart city da un poco de repelús.
Sí, si trasciende la pretensión fundamental de garantizar la seguridad. No está mal que en zonas problemáticas haya mecanismos de ese tipo. Otra cosa es que toda la vida de la ciudad esté presidida por una especie de Gran Hermano.

«digitalizar puede ser el fundamento para reorganizar la ciudad»

Señala que las TIC se ponen hoy al servicio de las ciudades para contribuir de forma costo-efectiva a mejorar la calidad y la eficiencia de la gestión de los recursos y de la provisión de servicios de carácter o ámbito municipal. Luego, que los ayuntamientos inviertan en TIC supone, a la larga, un ahorro para sus arcas. El objetivo inicial es, dice, mejorar la vida de los ciudadanos. Pero además, economizar.
Claramente. No solo mejora el hábitat, sino que al final la digitalización es rentable. Eso permite desde una mejor gestión de los presupuestos hasta un mejor suministro de los servicios públicos. Eso se traduce en una mejor utilización de los recursos públicos, en más facilidad para hacer los presupuestos… Sale rentable.

Tallin: allí hay transporte público gratuito. Fue el primer lugar con red de estaciones de carga rápida de coches eléctricos… Y en subvencionarlos. Pero cuando acabó la ayuda, se detuvo en seco la compra de esos vehículos. ¿Sin subvenciones no hay smart city?
Lo que tiene que haber es un compromiso presupuestario específico para acelerar la transición. Puede adoptar diversas formas, dependiendo de la urbe. No es lo mismo en Ámsterdam, Berlín o Barcelona que en Ciudad Real. En una primera fase puede ser conveniente, incluso, algún tipo de subvención o subsidio. Tiene que haber una inversión sobre el convencimiento de que va a ser rentable y que la relación coste-beneficio será favorable. Sería conveniente que además viniera amparado por una colaboración de los presupuestos estatales e, incluso, de los comunitarios. Por ejemplo, hay algunas líneas de inversión del Plan Juncker en las que aparece como prioritaria la modernización de las ciudades en la dirección del conocimiento y de un mejor uso de la energía, eficiencia en el reciclaje de las basuras…

«ha de haber un compromiso presupuestario específico para acelerar la transición»

En Estonia se puede registrar una empresa on line en 18 minutos. Otro mundo. ¿Una smart city es el sitio ideal para el emprendedor?
Totalmente. Es el ámbito preferente del mejor talento, como quienes tienen la capacidad para asumir riesgos y crear nuevas iniciativas. El microclima más propicio para los emprendedores es el de las ciudades bien dotadas tecnológicamente y comprometidas con la sostenibilidad. La capacidad de atracción de talento estará, cada vez más, amparada en el binomio tecnología-cuidado del medio ambiente. La ubicación ya no depende de medios físicos. La conectividad facilita que cualquier profesional pueda desubicarse, de ahí que pueda buscar destinos donde ese binomio esté garantizado, donde se viva mejor.

¿Impulsarlo es solo cosa de los municipios y de sus arcas?
Lo ideal es que hubiera una conciencia estratégica por parte de los responsables de las ciudades y que los propios ciudadanos presionaran de forma constructiva, pusieran en evidencia esa doble necesidad: más conectividad y más habitabilidad. En aquellos países donde las ciudades avanzan más rápidamente en esa inserción inteligente, hay una complicidad en los presupuestos estatales.

¿Y cuál es el papel de las empresas privadas en todo esto? ¿No deberían apoyar de alguna manera?
No hay que obligarlas a nada. Las que quieran fortalecer su reputación en la sociedad, avanzarán decisiones similares a las que tome la ciudad. Es importante que las autoridades diferencien favorablemente, aunque solo sea de manera informativa, aquellas empresas que contribuyen a la sostenibilidad y a la dotación tecnológica. Pero la iniciativa de este proceso tiene que estar, claramente, en manos de la Administración.

«El papel básico de la Administración es predicar con el ejemplo»

¿La empresa privada lleva la delantera a la Administración en el uso de la tecnología?
En eso, la evidencia es aplastante. Las empresas que han digitalizado áreas de su gestión, tienen ventajas competitivas clarísimas frente a las demás. Pero no solo de comercialización, sino también en términos de uso más eficiente de los recursos. La tecnología aumenta la productividad, que es el colesterol bueno en el crecimiento económico. Las empresas ya caminan en este sentido. Por eso no soy partidario de obligar a que lleven un determinado ritmo, pues es el mercado el que las puede dejar fuera.

La revolución tecnológica también ahonda en la precarización laboral de una parte de los trabajadores. Belén Barreiro, en ‘La sociedad que queremos’, advierte de que la tecnología refuerza la brecha social y contribuye a aumentar las desigualdades sociales. ¿O no?
Hasta ahora ha demostrado que aquellos trabajadores que no tienen una formación permanente ni adquieren habilidades tecnológicas, obtienen una menor remuneración en el mercado de trabajo y tienen menos oportunidades de reconversión. Las habilidades tecnológicas explican parte de las diferencias salariales en economías incluso más avanzadas que la española. Quienes se han estancado en la alfabetización digital tienen una remuneración media significativamente más baja que quienes tienen esas herramientas.

Barreiro también opina que hay una España a dos velocidades tras la crisis.
A dos y a tres. La crisis ha provocado que quienes tenían un empleo previamente intensivo en cuanto a cualificación, actualmente estén incluso mejor que antes de que estallara. Los que hemos dispuesto de capacidad defensiva, mantenemos la renta de 2007, pero con una inflación menor, de manera que la capacidad adquisitiva es mayor que hace una década. Sin embargo, la crisis ha expulsado del mercado a trabajadores de sectores poco intensivos en tecnología, como el de la construcción residencial, y a quienes tenían una capacidad de reciclaje tecnológica menor. La crisis ha puesto de manifiesto que quienes más han sufrido no han sido quienes más contribuyeron a su desencadenamiento o a su agudización.

A Ibiza, con un 27,7% de sus turistas procedentes Reino Unido, ¿qué le interesa más, un brexit blando o uno duro?
La única amenaza al mantenimiento de esa importancia relativa del turismo británico podría venir del lado de los precios. Sobre todo por la depreciación de la libra. Cualquier tipo de brexit no afectará a la libertad para que los ciudadanos británicos visiten como turistas el país que quieran. Si es un brexit duro, acompañado de la depreciación de esa divisa frente al euro, el destino español se encarecerá. La experiencia del año pasado fue que, a pesar de que la libra se depreció, siguieron acudiendo a los destinos españoles. La principal preocupación para España en caso de un divorcio con desencuentros manifiestos no está en el sector turístico. Está en las exportaciones de bienes, que pueden verse más afectadas que los flujos turísticos.

El artículo original está publicado aquí

Antonio Serra: «Los cimientos de las empresas de Ibiza y Formentera son fuertes» | más.DI

0

Antonio Serra Caldés, director territorial de BMN para Balears, asumió el cargo tras haber sido director adjunto a la presidencia de BMN y máximo responsable de la dirección de negocio y de la red comercial en Balears y Canarias. Economía, finanzas, turismo, innovación o emprendeduría son algunos de los ámbitos que gestiona desde la atalaya de su responsabilidad ejecutiva de BMN-Sa Nostra.

En el primer Foro de Negocios BussinesDIbiza se habló de las ciudades del futuro ¿Cómo serán las Balears del futuro?
En los pros, diría que se abre un abanico de oportunidades de negocio, de nuevas dinámicas económicas, de innovaciones comerciales y de ventas, que serán de múltiple provecho. En los contras, la presión demográfica en aumento constante agudizará los retos ya existentes: el suministro de servicios básicos, las congestiones de tráfico, las emisiones contaminantes, la escasez de recursos públicos… Creo que Emilio Ontiveros pone el dedo en la llaga en su nuevo libro.

Las ciudades del futuro, según el libro de Emilio Ontiveros, serán inteligentes, digitales y sostenibles. ¿Cómo será la banca?
Irá a la par que la sociedad y sus ciudades. Casi podría decir parafraseando su enunciado que la banca será inteligente, digital, sostenible y muy eficiente.

¿Qué se podría hacer para atraer empresas de sectores diversos que no sean sólo del turismo ?
La apuesta debe ser por la calidad antes que por la cantidad. Un ámbito previo a la atracción de empresas externas y diversificadas pasa por fortalecer la oferta actual, reforzar el tejido productivo de las pymes, ayudar a la empresa tradicional y, a la vez, explorar las vías de negocio fuera del archipiélago pitiuso para que sus beneficios afloren localmente.

«No me gustan las empresas que abren el chiringuito y se marchan con los beneficios»

¿Las empresas en las Pitiüses están saneadas? ¿Qué nivel de endeudamiento tienen?
Ibiza y Formentera han registrado, en los últimos ejercicios, las tasas de mayor crecimiento económico y sus empresas son ejemplo de solvencia, con un endeudamiento justo y dotado con garantías suficientes. Los cimientos de las empresas de Ibiza y Formentera son fuertes.

¿Es buen momento para abrir un negocio en las Pitiüses?
Si el proyecto es innovador, basado en la calidad del servicio y del producto, con costes ajustados y con un claro enfoque multiplicador, puede tener su oportunidad. Las pymes y autónomos son nuestros clientes mayoritarios y tenemos las puertas abiertas a los emprendedores y a los jóvenes empresarios. Ellos son el presente y el futuro.

¿Qué recomendaría a las empresas o autónomos que se quieren instalar en estas dos islas?
Avanzar en las soluciones que facilitan las tecnologías de la información y la comunicación, ya que al mismo tiempo se acrecientan los desafíos de la globalidad. En este campo aparecen y se renuevan constantemente las soluciones y las propuestas de mayor acierto. Hoy, la sociedad integra innovaciones como el internet de las cosas, los big data y la minería de datos, que permiten un mejor conocimiento y gestión de los proyectos de negocio.

¿Que le diría a un empresario para atraerle a las Pitiüses?
Ni Ibiza ni Formentera necesitan de una promoción extraordinaria. Sus bondades saltan a la vista. Mi única recomendación sería que vengan para mejorar el presente y con compromiso de quedarse. No me gustan nada estas empresas que llegan, abren el chiringuito y se marchan con los beneficios a otra parte.

¿Cómo cree que está afectando el problema del alquiler y los elevados costes de vida de estas dos islas a la economía?
Antes comentábamos que los retos urbanos tradicionales se acrecientan con el aumento de la población. La presión demográfica los agudiza, ya que determinan no solo la calidad de vida actual, sino la viabilidad futura de las islas. También entran en juego aspectos esenciales como el cambio climático, la calidad del entorno: aire, ruido, congestión, el consumo responsable y eficiente de recursos. Entre todos debemos realizar un uso inteligente y flexible de este universo de elementos que configuran nuestra comunidad.

En Balears en general, pero especialmente en Ibiza y Formentera, la mayor parte del negocio se concentra en unos cuantos meses. ¿Qué se podría hacer para mantener el flujo económico durante todo el año?
La sostenibilidad es el paradigma de nuestras islas, aunque observamos en los últimos ejercicios crecimientos económicos que se abren a meses de baja facturación habitual. Un matiz destacable es que el crecimiento de forma ordenada y planificada genera oportunidades y numerosos retos a todos los que en ellas habitamos, residentes y no residentes. Y, en especial, a quienes las gobiernan y administran.

¿En qué sectores o infraestructuras deberían invertir las administraciones?
Las administraciones tienen atribuidas numerosas competencias con el objetivo de garantizar niveles mínimos de bienestar a los residentes y turistas en sus territorios comunitarios. En general, deben proveer bienes y servicios públicos decisivos para mejorar el bienestar y la cohesión social de sus habitantes y visitantes.

Hace unos meses, BMN inauguró en Granada un Centro de Empresas y Servicios Financieros pionero en España y varios centros de Comercios y Consumo en otras ciudades ¿Está previsto abrir algún centro similar en Ibiza?
También disponemos de un centro especializado en comercio y consumo en Palma, porque este tipo de centros de servicios son productivos cuando hay un elevado conglomerado comercial en sus proximidades. En Ibiza y Formentera hemos priorizado la proximidad y la calidad del servicio a la mayoría de clientes y, dada su atomización, mantenemos nuestra red de oficinas. La nueva e incipiente etapa corporativa ofrecerá a la clientela ventajas y oportunidades importantes.

En los últimos años el sector bancario ha vivido una auténtica revolución. Han desaparecido prácticamente todas las cajas de ahorros. Está reciente la crisis del Banco Popular. ¿Podemos estar tranquilos?
A pesar de los últimos avatares, hay coincidencia en fuentes financieras de que en el mercado actualmente hay mucha liquidez, como consecuencia de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), que inyecta 60.000 millones de euros en los mercados cada mes a través de su programa de compra de activos. La percepción de los inversores sobre la banca española es buena, a diferencia de la de otros países, cuya banca presenta un nivel de créditos improductivos superior a la española.

Quizá, cuando se publique esta entrevista ya se haya firmado el acuerdo de integración con Bankia, o quizá todavía no. ¿Qué mensaje quiere transmitir a sus clientes de Balears? ¿Cómo les va a afectar?
Seguro que no se habrá aprobado aún, porque la convocatoria de las respectivas Juntas Generales de Accionistas requiere de un mes para validarse y proceder. En caso de aprobarse, la integración mejorará el servicio al cliente, fortalecerá la solvencia y optimizará la productividad y la eficiencia corporativas. Por todas estas razones, sólo podemos transmitir confianza y tranquilidad.

El artículo original está publicado aquí

Rosa María Sáinz Peña: «Uno de los retos de la tecnología digital es que genere beneficios para la sociedad» | más.DI

0

Rosa María Sáinz Peña trabaja como gerente de publicaciones en el área de cultura digital de la Fundación Telefónica. En sus más de veinte años de experiencia, ha desarrollado su profesión en temas de comunicación, impacto social de las nuevas tecnologías y cultura digital.

¿Cuáles son las principales líneas de actuación de la Fundación Telefónica?
Trabajamos en cuatro ejes: la educación, la empleabilidad, la cultura digital y el voluntariado corporativo. Apostamos por la calidad educativa como vehículo de transformación social. También apoyamos a los jóvenes en su búsqueda de oportunidades laborales. En el campo de la cultura, fomentamos la creación de conocimiento y el desarrollo de las expresiones artísticas de una sociedad digital. Finalmente, canalizamos el compromiso social de los empleados de Telefónica a través de acciones solidarias basadas en el voluntariado.

¿Qué innovaciones tecnológicas veremos en los próximos años?
Vamos a conocer un desarrollo espectacular de las tecnologías digitales: la inteligencia artificial y su potencial para simplificar tareas, el internet de las cosas y las decenas de miles de objetos conectados, los robots y sus posibilidades laborales y sociales. Así como la realidad virtual y la realidad aumentada, que ya empiezan a estar presentes en campos distintos del ocio y el videojuego. Precisamente, este último es el tema que centra la Thinking Party o fiesta del pensamiento que celebraremos el 7 de julio en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid.

¿Vamos hacia un mundo totalmente digital?
En gran medida ya vivimos en un mundo digital. Las tecnologías están ahí, son potentes y lo van a ser más en el futuro. El reto es usarlas de manera rentable y a la vez generando beneficios para la sociedad y para los grupos de interés. En este sentido, las ciudades son un escenario ideal para llevar a cabo ese reto. Desde Telefónica apostamos por el uso de la tecnología para hacer las ciudades más inteligentes, sostenibles y humanas. Queremos mejorar la calidad de vida de los habitantes de esas ciudades y que la comunicación entre ellos, con los gestores de las urbes y con los sistemas y servicios sea sencilla, bidireccional, productiva y rica.

¿Los españoles estamos preparados?
Sí. En España estamos muy avanzados en diferentes aspectos tecnológicos, lo que facilita la adaptación. La disponibilidad y uso de redes inalámbricas o de fibra óptica y de smartphones nos ponen por delante de muchos países de nuestro entorno y facilitan la puesta en marcha de servicios innovadores, fáciles de utilizar y la adaptación a las nuevas tecnologías.

El artículo original está publicado aquí

Un acontecimiento empresarial de altura | más.DI

0

El BusinessDIbiza, el nuevo foro de negocios de Diario de Ibiza, se estrenó en el auditorio del Club Diario de Ibiza con un foro sobre las ciudades inteligentes, digitales y sostenibles, ante una nutrida representación de empresarios y profesionales del sector financiero que asistieron a la intervención del catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid, Emilio Ontiveros, y al coloquio posterior con el director territorial del banco BMN-Sa Nostra, Antoni Serra, y la directora de ventas del área de Empresas de Telefónica en Alicante y Balears, Arantxa Doncel.

Arantxa Doncel, Emilio Ontiveros, Antonio Serra y Joan Serra.

El acto fue presentado y moderado por Joan Serra, subdirector general de Contenidos para Cataluña y Balears del grupo Prensa Ibérica Media, editor de Diario de Ibiza. Joan Serra subrayó que el BusinessDIbiza nacía con la intención de convertirse en «un punto de encuentro para profundizar en los aspectos más relevantes de la realidad económica», para «facilitar el contacto con expertos de los principales sectores» e «intercambiar experiencias e inquietudes con personas que sean referentes en el campo de la innovación, el desarrollo y las buenas prácticas empresariales».

Vista del escenario del Club Diario.

En nombre de la Fundación Telefónica, Rosa María Sáinz, gerente de investigaciones, estudios y publicaciones del área de Cultura Digital de la Fundación Telefónica, intervino en primer lugar hablando de las actividades que desarrolla la Fundación.
La vicepresidenta y consellera de nuevas tecnologías del Consell de Eivissa, Viviana de Sans, clausuró el acto.

El nuevo foro de negocios de diario de ibiza quiere ser una referencia para los empresarios

Directivos de Telefónica, BMN-Sa Nostra y Diario de Ibiza en el auditorio.

Los asistentes fueron recibidos por la directora de Diario de Ibiza, Cristina Martín; el director general de gestión de Prensa Ibérica en Baleares, José Manuel Atiénzar; el gerente de Es Diari, Lluís Ballber; la directora comercial, Jimena Ansótegui y Berta Lartuna, directora de Desarrollo de Nuevo Negocio.

Tras las intervenciones de los ponentes y el coloquio posterior abierto al público, se ofreció un cóctel en la sala de exposiciones del Club Diario, un excelente finger food servido por el El Catering Francés. Allí los invitados recibieron un ejemplar del libro ‘Las ciudades del futuro: inteligentes, digitales y sostenibles’, obra editada por la Fundación Telefónica y de la que son autores el profesor Ontiveros junto con Diego Vizcaíno y Verónica López Sabater.

El catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid, Emilio Ontiveros.

Durante dos horas los representantes empresariales, autoridades y directivos de las entidades financieras y de comunicación mantuvieron un animado intercambio de impresiones, comentando tanto el desarrollo de la temporada turística como la situación económica y empresarial de Ibiza en este momento.

Los participantes en este primer foro del BusinessDIbiza, entre los que figuraban el presidente de la Petita i Mitjana Empresa d’Eivissa i Formentera (Pimeef), Alfonso Rojo, el presidente del Fomento del Turismo de Eivissa, Lucas Prats, o el coordinador de Movilidad del Consell de Eivissa, Gianandrea di Terlizzi, compartieron este networking rodeados de las obras artísticas de Ángel García López, Tito Fernández, Federico Kampf, Cristina Ruiz, Alexander Yaya y Pepe Montserrate, expuestas en el Club Diario en la muestra colectiva ‘El lago y la isla’.

Todo ello en un ambiente muy animado, distendido y constructivo, con elogiosos comentarios sobre la organización del acto y las posibilidades que puede ofrecer este foro de negocios impulsado por Diario de Ibiza. Tanto las entidades organizadoras y patrocinadoras como los profesionales y empresarios asistentes celebraron la iniciativa y formularon diversas propuestas sobre temas y ponentes que podrían resultar de interés para el sector empresarial de las Pitiüses.

La vicepresidenta y consellera de nuevas tecnologías del Consell, Viviana de Sans, cerró el acto.

Durante el cóctel los invitados mantuvieron interesantes coloquios sobre la idoneidad del espacio de este nuevo foro y brindaron por la iniciativa y su continuidad. Los representantes de BMN-Sa Nostra, Antoni Serra, Jorge Mulet, Bartolomé Manera, Manuel Lozano, Gaspar Caballero, Javier Viguera, Mar Orellana, Julián Romero, Teresa Pérez, Jacobo Varela y Caridad Lobaro y de Telefónica Arantxa Doncel, Guillermo Escribano, Julio Alonso, Maura Parodi, Carles Sánchez y Felip Martí manifestaron su satisfacción por el éxito de la iniciativa de Diario de Ibiza y sugirieron ideas sobre futuros encuentros empresariales bajo el paraguas del BussinessDIbiza.

Entre los asistentes figuraban destacados empresarios y representantes empresariales de las islas como Mariano Matutes, de Carburantes Ibiza; el economista Juan Riusech Roig; Susana Guasch, de Hoteles Trinidad; José Antonio Colomar, de Betacar Cartera; Juan Mayans Asenjo; Bárbara Caprara de Sotheby’s; José Luis Benitez de Palladium Hotel Group; Toni Massó y Bárbara Riera de Azuline Hoteles; Javier Colomar de Colomar Ingenieros; Vicente Costa de Infinitel; Luis Juan y Elvira Ramón de Just4you; Marga Ferrer de Ferrer Noguera; Manuel Roca, de la Fundación Knowdle y representantes de distintas instituciones locales.

El artículo original está publicado aquí

Arantxa Doncel Juárez: «Los empresarios de Balears son innovadores en el desarrollo de sus negocios» | más.DI

0

Arantxa Doncel Juárez es directora de ventas de empresas en Alicante e Illes Balears de Telefónica. En 1999 se incorporó a la compañía como responsable provincial de la red de ventas empresas. Hasta 2004 fue revisora y evaluadora de proyectos de I+D+i en el ámbito de la Comisión Europea.

¿Cómo se está desarrollando la instalación de fibra óptica en las Pitiüses?
Con mucha normalidad gracias al apoyo de las instituciones. Si todo transcurre como está previsto al final de este año el 80% de los hogares de Ibiza y el 75% de Formentera tendrán posibilidad de conectarse con fibra óptica y tener acceso a la plataforma de televisión.

Respecto a otras comunidades, ¿el 80% en fibra óptica qué representa?
Una penetración de cobertura así es muy elevada. Sólo Madrid y Barcelona tienen este nivel. Estamos muy orgullosos de haber conseguido este despliegue y llegar a tantos hogares.

Entonces, ¿Balears está a la última?
En mi opinión sí. Diría que se debe al alto nivel de los empresarios. Siempre les ha gustado ser innovadores e ir por delante en el desarrollo de su negocio. Colaboran con Telefónica y nos ven como el socio ideal para lograr aplicaciones en la nube, servicios de seguridad o para afrontar situaciones complicadas como ciberataques.

¿En qué proyectos está trabajando Telefónica en las Pitiüses?
Uno de nuestros objetivos es que, antes de finales de año, la cobertura 4G esté al cien por cien en las islas. Es un hito porque nos permite dotar a los ciudadanos y turistas de las mejores infraestructuras móviles. Actualmente la cobertura media es del 96% en Ibiza y del 95% en Formentera.

Todo un reto, si se tienen en cuenta las dificultades logísticas.
La condición insular encarece la provisión de materiales y conlleva complicaciones en el mantenimiento. Por esta razón, nuestro despliegue en infraestructuras móviles para las islas ha sido muy potente y en la vanguardia tecnológica, lo que nos ha permitido resolver con rapidez contingencias imprevistas en las infraestructuras fijas muy rápidamente.

Y cuando funciona todo, de repente aparece un ancla donde no debe…
Hemos hecho un gran esfuerzo para que las balizas sean totalmente reconocibles. Cualquier patrón sabe a través de las cartas marítimas dónde están los cables.

Otro asunto en el que está involucrada es en el apoyo a los jóvenes.
Sí, recomiendo a todos los jóvenes presentar proyectos de emprendimiento con una visión social a través del programa Think Big. He sido tutora y es una experiencia muy enriquecedora.

El artículo original está publicado aquí

PRIMER FORO BUSINESSDIBIZA. «Ser una ciudad inteligente es posible y sale rentable» | más.DI

0
Antoni Serra, director territorial de BMN para Balears.

Dar el paso para convertir una ciudad convencional en inteligente «es posible», además de que «sale rentable». Y no hay opción: la que se quede rezagada está perdida. Son algunas de las conclusiones que se pueden extraer del primer foro empresarial BusinessDIbiza que se celebró el pasado martes y en el que Emilio Ontiveros, catedrático de Economía y presidente de Analistas Financieros Internacionales, defendió que una ciudad no tiene más remedio que emprender el camino de la digitalización. En el acto, organizado por la Fundación Telefónica con la colaboración de Diario de Ibiza y el patrocinio del banco BMN Sa Nostra, se presentó el libro ‘Las ciudades del futuro: inteligentes, digitales y sostenibles’, , del que Ontiveros es autor junto a Diego Vizcaíno y Verónica López Sabater.

La revolución industrial más democrática. La actual digitalización ofrece una oportunidad histórica de «inclusión social», aseguró Ontiveros: «Esta revolución tecnológica es la más democrática que ha habido en la historia. Extiende el acceso a las tecnologías a todo el mundo». Las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) son «el fundamento de las ciudades inteligentes», afirmó.

«Los políticos no deben dejarse llevar por la inercia: no es buena compañera de nada»

Rosa María Sanz, del área de cultura digital de Telefónica.
Joan Serra, subdirector de contenidos del grupo Prensa Ibérica, quien fue presentador y moderador durante el primer foro empresarial BusinessDIbiza celebrado el martes en el Club Diario de Ibiza.

No es caro y es rentable. Las ciudades que no se pongan las pilas quedarán rezagadas. Se abrirá una enorme brecha digital entre las que continúen como siempre y las que apuesten por la digitalización, advirtió: «Y no se podrá atribuir a que unas son ricas y otras son pobres, pues la tecnología es barata. El problema es que hay políticos que están a otras cosas». Se podrá dar el caso de «ciudades convencionalmente ricas que sean pobres en TIC». En ese sentido, recomienda a los gobernantes «no dejarse llevar por la inercia, que no es buena compañera de nada». Una smart city no es cara. Su aplicación es más barata de lo que se piensa porque la tecnología es cada vez más económica. Solo hace falta que los políticos al frente de las ciudades impulsen esos proyectos. Uno de los retos, en ese sentido, es la financiación. La inversión, además de no ser muy costosa, es rentable a la larga: «Es posible y no es caro. Lo único necesario es la voluntad política», dijo. Al respecto, Antoni Serra, director territorial de BMN para Balears, abogó por emprender esos pasos, aun cuando «cambiar las cosas nunca sea cómodo».

Más habitables. Con las TIC, las urbes «serán más habitables» y se adaptarán a las exigencias de quienes viven en ellas. La Administración manejará millones de datos que permitirán conocer «las preferencias de los ciudadanos». La «transmisión de opiniones fortalece la democracia», según Ontiveros.

Una de las asistentes al acto formula una pregunta a Emilio Ontiveros sobre la alfabetización digital y los problemas de acceso a internet.

Menos burocracia, más listas. Las ciudades que quieren ser inteligentes se enfrentan a un segundo reto: eliminar la burocracia, cambiar su organización: «No pueden querer ser inteligentes y mantener, al mismo tiempo, los esquemas organizativos de antaño». La burocracia es un obstáculo para el desarrollo.

Se ha de contar además con los ciudadanos «como destinatarios, pero también como mecanismos de realimentación del gobierno». Los habitantes han de ser también inteligentes y tener habilidades digitales: «El esfuerzo por alfabetizarse digitalmente, compensa. Y no es difícil. A veces nos llevamos sorpresas con gente que inicialmente es reacia. Basta un poco de paciencia».

«ninguna discontinuidad tecnológica ha sido destructora de empleo neto»

Al concluir la conferencia, se repartieron entre el público volúmenes del libro ‘Las ciudades del futuro: inteligentes, digitales y sostenibles’, del que son autores Emilio Ontiveros, Diego Vizcaíno y Verónica López Sabater.

Digitalización y empleo. ¿Existe el riesgo de que se destruya empleo? El catedrático de Economía recordó que «ninguna discontinuidad tecnológica ha sido destructora de empleo neto», subrayó. Surgirán otros trabajos. El problema, advierte Emilio Ontiveros, «podría darse con el exceso de robotización, incluso en tareas en las que se precisa pasar por la Universidad».

Pese a que en el sector financiero, el que más invierte en TIC, ya se nota cómo menguan las plantillas, el analista cree que a la larga «el saldo neto de puestos de trabajo no será negativo». También puede suceder como en Japón, donde han comenzado a reducirse las horas obligatorias de trabajo. Ya se verá.

El artículo original está publicado aquí